lunes, 28 de marzo de 2011

La importancia de la respiración



Este artículo se centra en la importancia de respirar bien. A pesar de la creencia que tenemos de respirar, hemos adoptado una serie de costumbres muy perjudiciales para el organismo que desconocemos.  Gracias a estos métodos de respiración, podremos obtener más energía, evitar muchas enfermedades, calmar muchas otras que tenemos y rejuvenecer el organismo, en definitiva, la salud se verá incrementada positivamente. Empezaremos hablando un poco de cómo se produce la respiración y cómo contribuye al organismo.


¿CÓMO FUNCIONA LA RESPIRACIÓN?



El sistema respiratorio está conformado por los pulmones y los pasajes de aire que a ellos conducen. Los pulmones son dos y ocupan la cámara pleural del tórax, uno a cada lado de la línea media, separados uno del otro por el corazón, los vasos sanguíneos mayores y los grandes tubos conductores del aire. Cada pulmón tiene sus respectivos bronquios, arterias y venas que los ponen en conexión con la tráquea y el corazón. Los pulmones son porosos y esponjosos, y sus tejidos son muy elásticos.

Los pulmones están recubiertos por una envoltura delicada conocida con el nombre de saco pleural. Por un lado está pegado al pulmón, y por el otro a la parte interna del pecho, segregando un fluido con el cual permite a los lados internos resbalar suavemente en el acto de respirar.

Los pasajes de aire están formados por el interior de la nariz, la faringe, la laringe, la tráquea y los tubos bronquiales. Cuando respiramos, hacemos entrar el aire por la nariz, donde se calienta al ponerse en contacto con la membrana mucosa que posee gran cantidad de sangre. Después pasa a través de la faringe y la laringe para llegar a la tráquea, la cual se divide en numerosos tubos, llamados bronquios, los cuales a su vez también se subdividen. El aire se introduce en la nariz gracias a la acción del diafragma, el cual es un músculo grande, fuerte y delgado que se extiende a través del tronco, separando la cavidad torácica de la abdominal.

A continuación, nombraremos qué ocurre con el sistema circulatorio brevemente para poder entender la importancia de la respiración en nuestro organismo. La sangre es impulsada por el corazón a través de las arterias a los capilares, llegando a todas las partes del cuerpo para nutrirlas y vitalizarlas. Regresa luego por medio de los capilares a las venas, y a través de éstas, al corazón para ser enviada a los pulmones.

La sangre que sale a través de las arterias sale de un color rojo brillante, cargada de oxígeno y de nutrientes vitales para el organismo. La sangre que regresa a través de las venas es sin embargo pobre, azul, sin brillo y cargada de los desechos del sistema. 

La sangre cargada de desechos va a los pulmones. Al inspirar, el oxígeno se pone en contacto con la sangre impura por medio de los vasos capilares, los cuales permiten la entrada de oxígeno pero no permiten la salida de la sangre. Una vez que se produce el contacto del oxígeno con la sangre, se produce una especie de combustión, la sangre toma el oxígeno y pone en libertad el ácido carbónico generado de los detritus y la materia venenosa que ha recogido de todas las partes del organismo. La sangre es así purificada y está lista para nutrir y vitalizar de nuevo el organismo.

¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE RESPIRAR MAL?

Una vez visto cómo funciona la respiración, vemos la gran importancia que tiene la respiración en la purificación de la sangre. Vemos que si no hay una cantidad suficiente de aire en los pulmones, la sangre venenosa no se purifica, y el cuerpo no sólo se queda privado de nutrición, sino que los desperdicios que deberían haber sido destruidos son devueltos a la circulación, envenenan el organismo y así ocasionan con el tiempo las enfermedades, y en algunos casos causa la muerte.  Una cantidad insuficiente de oxígeno significa una nutrición imperfecta, eliminación de desechos imperfecta y salud imperfecta.


TEORÍA ORIENTAL DE LA RESPIRACIÓN: EL PRANA


Bueno, como toda explicación, tiene un lado científico y un lado más metafísico o esotérico. El lado esotérico del proceso de respirar es que aparte del oxígeno, el nitrógeno, etcétera, que contiene el aire que respiramos, éste último también contiene una sustancia o principio del cual deriva toda actividad, vitalidad y vida: el prana. El prana es una palabra sánscrita que significa energía absoluta. En resumen, es el principio universal de energía o fuerza. Se haya en todas las formas, animadas o inanimadas, el prana compenetra todo. Es la esencia de todo movimiento, fuerza o energía, ya se manifieste como gravedad, electricidad, revolución planetaria o cualquier forma de vida, desde la más simple a la más compleja. 
Existe en todas las formas de materia, pero no es materia. Está en el aire, pero no es ninguno de sus elementos químicos. Los animales y vegetales lo respiran en el aire, pero si éste no lo contuviera morirían, fuera cual fuera la cantidad de aire respirada.

Estamos constantemente inhalando el aire cargado de prana, y es la fuente de la que más fácil podemos extraerlo. Aquel que posee la facultad de almacenar prana, sea consciente o inconscientemente, irradia a menudo vitalidad y fuerza que es sentida por los que entran en contacto con él. No entraré en más detalles acerca del prana para no extenderme demasiado, pero el prana es tan o  más necesario que el oxígeno, y es imprescindible que tomemos la cantidad que nuestro organismo necesita, así como de oxígeno.

TIPOS DE RESPIRACIÓN

A continuación veremos qué cuatro tipos de respiraciones hay, y veremos en cuáles estamos encasillados cada uno de nosotros:

RESPIRACIÓN ALTA

Se denomina también respiración clavicular. Quien respira de esta forma, eleva las costillas, las clavículas y hombros, contrayendo al mismo tiempo el abdomen, el cual empuja su contenido contra el diafragma, el cual también se levanta. Este método de respiración permite una mínima parte de aire entrar en los pulmones, siendo muy perjudicial, ya que se ejerce un gran esfuerzo para muy poco resultado obtenido. 

RESPIRACIÓN MEDIA

Se denomina también respiración intercostal, y aunque es menos defectuosa que la anterior, sigue aportando insuficiente aire al cuerpo. En esta respiración, el diafragma sube, el abdomen se contrae, las costillas se levantan un poco y el pecho se dilata parcialmente.

RESPIRACIÓN BAJA

Se denomina también de múltiples formas, como respiración abdominal, respiración profunda, respiración diafragmática, etcétera. Es mucho mejor que las anteriores. Este método llena la parte inferior de los pulmones y algo de la parte media, pero no de la alta. Seguimos respirando de forma insuficiente con este método ya que no completa el límite que ofrecen los pulmones. 

RESPIRACIÓN COMPLETA YOGHI



La respiración completa yoghi contiene todo lo bueno de la alta, media y baja respiración. Pone en juego a todo el aparato respiratorio, cada parte de los pulmones.  Todo el organismo obedece a este método de respirar y con el menor gasto de energía se obtiene la mayor suma de beneficio.
La capacidad del pecho alcanza sus límites normales y cada parte de la maquinaria realiza sus funciones y trabajo natural.
En la respiración completa se aumenta el espacio en el cual los pulmones pueden dilatarse: ensancha la caja torácica. Esto permite una mayor capacidad de respiración, mayor cantidad de oxígeno. 

¿CÓMO SE REALIZA LA RESPIRACIÓN COMPLETA?



De pie o sentado, con el busto en posición vertical y respirando SIEMPRE POR LAS FOSAS NASALES, se inhala firmemente llenando primero la parte inferior de los pulmones, lo que se obtiene poniendo en juego el diafragma, el cual al descender ejerce una leve presión sobre los órganos abdominales y empuja la pared frontal del abdomen. Después se llena la región media de los pulmones, haciendo salir las costillas inferiores, esternón y pecho. Luego se llena la parte alta de lso pulmones, adelantando la superior del pecho, levantando éste, incluyendo las costillas superiores. En el movimiento final, la parte inferior del abdomen se contraerá ligeramente, cuyo movimiento da apoyo a los pulmones y también ayuda a llenar su parte superior.

Retener la respiración algunos segundos.

Exhalar muy despacio manteniendo el pecho en posición firme, entrando un poco el abdomen y elevándolo lentamente a medida que el aire sale de los pulmones. Cuando el aire ha sido exhalado completamente, aflojad el pecho y el abdomen.


Con el tiempo pondré ejercicios para purificar los pulmones, mejorar la circulación, etcétera, a través de la respiración completa. Espero que les sirva, saludos.


Fuentes: "Ciencia hindú yoghi de la respiración: Manual de Filosofía Oriental de la Respiración y el Desarrollo Físico, Mental, Psíquico y Espiritual". Yogi Ramacharaka.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...